En “CUADROS”, segmento íntimo de El Fiduciario conducido por Kevin Pereira, Sebastián Facca, músico pampeano, contó que cada vez está más cerca de concretar su primer disco solista: “Un sueño hecho realidad”, dijo.

Sebastián comenzó su carrera como músico al rededor de los 8 años, cuando comenzó a tomar clases de guitarra. Fue recorriendo varios escenarios pequeños, entre ellos los de la escuela, alguna capilla y reuniones familiares. Con el tiempo incursionó por otros caminos, que poca relación tenían a la música, pero finalmente retomó el viaje y hoy se consagra como músico pampeano: “viví de cerca el perderse para encontrarse” dijo y contó que su primer disco está gestándose, en los momentos previos a la grabación.

Al momento de seleccionar qué canciones incluiría, confesó que comenzó a sentir que cada una de las letras tenían una carga emocional muy fuerte para él: “en este disco está mi esencia”, agregó. Aunque aún no tiene el nombre definido, aseguró que en los próximos días adelantará más detalles.

Se refirió a los músicos, en especial a los que surgen en La Pampa y dijo que “hoy el músico es autogestor” ya que tiene que aprender a manejar redes sociales, conocer de sonido, componer canciones, vender los shows, entre muchas cosas más. “El músico tiene que aprender a hacer eso en un principio, porque hoy la empresa grande compra un producto ya hecho”, agregó.

En este sentido, realizó una distinción entre ser músico de La Pampa y hacer música pampeana, porque, explicó “a los músicos pampeanos que se los reconoce afuera no hacen música pampeana”. Reforzó la idea contando que su sensación hacia la música pampeana es que “te invita a sentarte a escucharla”, pero si el artista apunta a la masividad, recomienda el camino de la música “festivalera”.

Para cerrar, reconoció a dos artistas que son de su admiración por aspectos muy variados. En primer lugar resaltó el virtuosismo de la voz de David Bisbal y por otro lado la interpretación que Abel Pintos hace de la música en el escenario: “veo su esencia”. De esta manera, deja en evidencia sus dos pasiones, por un lado los arreglos vocales , y por otro su afán por sentir la música que interpreta.