Por unanimidad, el máximo tribunal confirmó las penas impuestas a los responsables de fusilar a 22 presos políticos que eran trasladados desde un centro clandestino de detención, en Chaco, hacia un penal en Formosa.

La Corte Suprema confirmó tres condenas a prisión perpetua por la Masacre de Margarita Belén. La Masacre ocurrió el 13 de diciembre de 1976, cuando 22 militantes peronistas fueron fusilados en un descampado próximo a esa localidad chaqueña homónima, en un fraguado intento de fuga durante un traslado desde una cárcel formoseña. Las víctimas habían sido llevadas inconscientes, luego de ser torturadas, hasta esa localidad donde fueron fusiladas a bordo de dos autos particulares. Ahora, el máximo tribunal confirmó las penas en la última instancia.

Con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, la Corte Suprema rechazó los últimos recursos presentados por tres de los condenados. Se trata de Aldo Héctor Martínez Segón, Athos Gustavo Renes y Ricardo Guillermo Reyes, quienes llegaron hasta la máxima instancia judicial en apelación asistidos por el abogado Carlos López Luján.

Los tres, junto con otros cinco imputados, fueron condenados a la pena máxima que establece el Código Penal por los delitos de “homicidio agravado por alevosía y por el número de partícipes; privación ilegítima de la libertad agravada por el tiempo, y desaparición forzada de personas”.

Las víctimas de aquel episodio fueron Patricio Blas Tierno, Néstor Sala, Carlos Zamudio, Luis Ángel Barco, Roberto Yedro, Delicia González, Luis Díaz, Fernando Pierola, Raúl Caire, Sergio Pereyra, Carlos Duarte, Carlos Tereszecuk, Manuel Parodi Ocampo, Luis Fransen, Ema Cabral, Reinaldo Zapata y Mario Cuevas.