El huracán Irma se elevó este martes a categoría cinco –máximo nivel de potencia– y continúa su trayectoria de entrada por el Caribe. Es el mayor huracán registrado en el océano Atlántico desde 2005 y a las dos de la tarde (hora de la Costa Este de EE UU) se habían registrado vientos sostenidos de 300 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes de EE UU.

Las previsiones provisionales indican que mañana miércoles el brutal fenómeno meteorológico tocará Puerto Rico e Islas Vírgenes. Entre jueves y viernes podría afectar a la isla de Haití (más de 500 muertos en 2016 por el huracán Matthew) y República Dominicana, primero, y Cuba después. A partir de entonces la predicción es aún incierta, pero si siguiese su trayectoria de ascenso hacia el noroeste, entre el viernes y el sábado el huracán –”extremadamente peligroso”, avisa el Centro de Huracanes– podría entrar a EE UU barriendo los cayos y yendo a impactar contra el sur de Florida, cuyo gobierno declaró ayer, lunes, el estado de emergencia. La Guardia Nacional está lista para desplegar 30.000 rescatistas, 4.000 camiones especiales y 100 helicópteros para auxiliar a la población de Florida.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, también ha declarado el estado de emergencia. Este miércoles podría iniciarse la evacuación de las zonas costeras más vulnerables de la ciudad, como la famosa Miami Beach. “Es una tormenta muy poderosa”, dijo el alcalde. “Prefiero incomodar a los vecinos que perder vidas”. El director de emergencias del condado de Monroe (donde están los cayos, centro turístico de la región) ha dicho: “Si alguna vez ha habido una tormenta que tomarse muy en serio, es esta”.

Irma amenaza el Caribe y EE UU justo días después del paso demoledor del Huracán Harvey por Texas, que dejó al menos 60 muertos y daños materiales en torno a los 200.000 millones de dólares. Las predicciones no descartan que Irma en vez de ir contra Florida pase por el Estrecho de Florida y se adentre hacia el Golfo de México. El margen de error de la predicción a cuatro o cinco días vista es de 280 a 360 kilómetros.

El gobernador de Florida, Rick Scott, ha declarado en emergencia a los 67 condados del Estado. “El huracán Irma es una tormenta grande y que implica riesgo de muerte, y Florida debe estar preparada”, ha escrito el gobernador. En agosto se cumplieron 25 años del paso por Florida del huracán Andrew, hasta la fecha el más dañino de su historia con 65 muertos y 60.000 casas arrasadas. Este lunes en Miami la gente acudía a los supermercados a abastecerse con días de antelación.

Compartir