En “CUADROS”, segmento íntimo de El Fiduciario conducido por Kevin Pereira, Federico Hussein, karateca que participó representando a la selección Argentina del Campeonato Mundial de Karate Shotokán en Irlanda, confesó que estas experiencias “son algo único”.

En el mundial de Karate Shotokan Tradicional que se llevó a cabo en Irlanda desde el 15 a 21 de agosto pasados, participaron cuatro pampeanos en representación del Seleccionado Argentino, entre ellos Hussein y Sánchez en categoría mayores y Antonio Castanheira y Joaquín Caballeros en cadetes, 14 y 14 años. Para Federico ésta fue la segunda experiencia en una competencia mundial.

El karateca se enteró un día antes de la competencia que en la segunda ronda le tocaba competir con un maestro japonés, pero a pesar que “había entrenado mucho” y se había preparado psicológicamente, los resultados no fueron afortunados para el pampeano. En este sentido, dijo que sintió “impotencia, porque juega mucho la suerte en ese momento”. “Es difícil ganarle a los japoneses pero no es imposible”, indicó y agregó con confianza que el nivel de karate de los pampeanos “es realmente muy bueno”.

“El karate es mi vida” dijo emocionado y mencionó que “mis viejos son los pilares fundamentales de todos los que competimos y estamos en karate”.  Además, confesó que “desde que te dicen que vas al mundial ya te vas preparando”, ya que “es algo único para el competidor, te da orgullo y una presión muy grande por todos los que no pudieron ir”.

La competencia duró tres días, que se pasaron entre cursos, entrenamiento y competencia. Contó que el seleccionado paró en un campo universitario con los 58 países restantes. “Se sintió nervios, adrenalina… era algo único”, dijo y remarcó la tranquilidad que le dio saber que desde Argentina “estaban todos muy pendientes”. Los amigos, familiares y alumnos de Federico y los demás competidores pampeanos pudieron ver en vivo el Mundial desde una web. “Estábamos todos bien acompañados”, agregó e indicó que “la vuelta fue muy emotiva”, ya que fueron recibidos por la familia, los niños y padres en el Dojo.

Al ser consultado por el Dojo – escuela de karate – contó que tienen niños desde los 5 años sin ningún límite de edad y es concurrido tanto por hombres como por mujeres. Señaló que el karate “enseña autocontrol, autodiciplina y respeto” y que además, es un deporte formador de carácter. “Es una actividad física muy completa”, agregó.

Compartir