Ayer, el gobierno de Alfredo Cornejo dio el último paso y envió a la Legislatura un proyecto que, de ser ley, permitirá la expropiación de los terrenos en los que estará la represa hidroeléctrica y, a su vez, le dará la concesión a Emesa para la generación de energía, por los próximos 50 años.

Los trámites mendocinos para lograr la ansiada obra Portezuelo del Viento, se encaminan hacia la etapa final. Con la presentación de este proyecto de ley y luego de culminar la ya iniciada Manifestación General de Impacto Ambiental, la Provincia termina el procedimiento administrativo y técnico vinculado a la construcción de la presa. A partir de la aprobación de la ley, sólo basta que Nación se expida sobre la negativa de la provincia vecina de La Pampa, para evitar construir el emprendimiento y finalmente poder hacer el llamado a licitación pública.

El proyecto presentado ayer ante la Legislatura establece también la concesión de la generación hidroeléctrica para la Empresa Mendocina de Energía (Emesa) durante 50 años, con un aporte de regalías a un fondo específico (Fopietzad) para construir obras de transporte eléctrico que dotarán de mayor estabilidad al sistema. Por su parte, el presidente Mauricio Macri deberá pronunciarse sobre el laudo arbitral que solicitó La Pampa, en el que deberá decidir si la represa debe ser construida o no.

Por otro lado, recordemos que Javiel Schlegel refirió días atrás al conflicto con Portezuelo: “Es una mentira la presa”, dijo y contó que “Mendoza nos quiere hacer creer que produce 210 MW cuando produce 76 MW”. Comentó que la provincia vecina se excusa diciendo que es necesaria la obra por cuestiones energéticas, pero “es mentira” resaltó y agregó que “es una inversión que monetariamente significa muy poco”.

Compartir