El Gobierno nacional modificó aranceles de importación de productos y de bienes de capital necesarios para la producción, pero la Cámara Argentina de Pymes Proveedoras de la Industria de las Telecomunicaciones advirtió: “peligran más de 2.000 puestos de empleo”.

A través de los decretos 673 y 674 publicados hoy en el Boletín Oficial, se modificaron una serie de aranceles del Listado de Elevo Transitorio (LET) y del Listado Nacional de Excepciones (LNE), con el objetivo de mejorar la competitividad de las economías regionales. El LET realiza ajustes en la lista de posiciones arancelarias cuyas alícuotas del impuesto de importación se autoriza a elevar por encima del Arancel Externo Común (A.E.C.) del Mercosur. Con esta medida el gobierno busca fortalecer la competitividad y la productividad de la industria nacional.

Ain embargo, Eugenio Hadges, presidente de la Cámara Argentina de Pymes Proveedoras de la Industria de las Telecomunicaciones (Cappitel), manifestó su preocupación por la decisión del Gobierno de eliminar posiciones en el Régimen de Incentivo Fiscal y de aranceles para importaciones de bienes de capital usado. “Se desconoce con qué criterio fueron excluidas las posiciones, ya que no fueron convocados los sectores involucrados para evaluar el impacto de esta decisión”, indicó Hadges, a través de un comunicado, donde advirtió además que “peligran más de 2.000 puestos de empleo”.

La decisión despertó gran preocupación en el sector industrial “porque implica que muchas pymes que hasta ahora abastecían un debilitado mercado interno compitan en igualdad condiciones con las importaciones, fundamentalmente chinas” mencionó y aseguró que “además de poner en riesgo más de 2.000 puestos de empleo, la importación de bienes de capital implica la salida de dólares del país y que el Estado deje de percibir ingresos por impuestos”.

Para el sector vitivinícola el decreto establece bajar aranceles de importación al tapón de corcho aglomerado, que beneficiará a más de 881 bodegas cuya producción ronda los nueve millones de hectolitros y exportan por valores cercanos a los u$s 800 millones. En el caso de las cosechadoras forestales se bajó el arancel del 35 al 2%. Estas cosechadoras son fundamentales para los 1.300 productores forestales del país y sus 1,3 millones de hectáreas de bosques cultivados.

La reducción, pedida también por los gobiernos de las provincias de Corrientes y Misiones, permitirá reducir hasta 10% el precio final de las máquinas. También se modificaron aranceles para el sector audiovisual, como cámaras de video y equipamientos electrónicos, altamente demandado por el sector televisivo y cinematográfico.