Así lo anticipó el Ministro de Energía, Juan José Aranguren, quién reconoció que avanzará el plan por eliminar la totalidad de los subsidios y que “hacia fin de año se hará una revisión tarifaria”.

“Hacia fin de año se hará una revisión tarifaria (de los servicios de luz y gas) y todo va a depender de cuál sea el costo de la energía y el valor del tipo de cambio para definir cuál es la magnitud”, sostuvo el funcionario, aunque luego intentó aclarar que la suba sería inferior a las aplicadas entre 2016 y el primer semestre de este año.

Para Aranguren, la Argentina empezó a “cumplir con la ley” y dijo que, como prueba de ello, se fijaron “las tarifas (de los servicios públicos) según los procedimientos previstos en los marcos regulatorios” con el objetivo de “asegurar el abastecimiento de energía para un país que está en desarrollo”. Tras expresar que se mejoró “la focalización de los subsidios” a la energía, el funcionario señaló que, a través de la tarifa social, “4,3 millones de hogares, en lo que hace a la electricidad; 2,1 millones, en gas natural, y tres millones en gas licuado de petróleo” recibieron subsidios.

Por otro lado, en lo que respecta a las tareas que desarrollará la cartera de Energía en los próximos meses, Aranguren anticipó que se tomarán medidas para que el precio “de los combustibles y el petróleo crudo vayan convergiendo con los internacionales”.

Compartir