En la jornada de hoy se llevó a cabo una protesta convocada por la CGT, las dos CTA y los movimientos sociales contra el programa económico del presidente Mauricio Macri, contra la flexibilización laboral, la reforma de la edad jubilatoria y en defensa del empleo. Evalúan realizar un paro general el 25 de septiembre.

La Plaza de Mayo fue el epicentro en donde se anunció una reunión en donde evaluarán la necesidad de realizar un paro general. El 25 de septiembre “se convocará al comité confederado para decidir un plan de lucha que incluya un paro general”, definió Juan Carlos Schmid único orador en el acto principal en Plaza de Mayo.

“Estamos frente a un Estado ausente, que se olvidó de proteger a quienes se levantan a las tres de la mañana para ir a trabajar”, continuó el sindicalista, quien agregó que “el trabajo es un derecho, y que es el desempleo el que explica el fracaso de cualquier plan económico”. Afirmó que “la inmensa mayoría de los argentinos quiere el progreso pero primero hay que rescatar a los 14 millones de compatriotas pobres, porque ellos no tienen futuro: no podemos cerrar nuestro corazón frente a ellos, que son tan argentinos como nosotros”.

“No venimos detrás de ninguna conspiración, venimos con una demanda central trabajo digno y salario justo”, dijo a modo de respuesta a las acusaciones de Jorge Triaca, Ministro de Trabajo, quién los acusó de manifestarse con motivaciones políticas. Recalcó que el principal motivo de la marcha es poner en vista la agenda social. Entre las demandas que enumeró están: no intervenciones en sindicatos, rechazo a cualquier reforma laboral o jubilatoria, defensa del modelo sindical y decretar la emergencia social alimentaria.

Por su parte, Pablo Moyano,  líder de Camioneros, enfatizó: “Reclamamos ante la falta de trabajo, los despidos, el cierre de pequeñas y medianas empresas. Queremos un aumento de emergencia a los jubilados y la eliminación del impuesto a la ganancia que prometieron y no llegó”.