Una ley comunal de Santa Rosa, provincia de Mendoza, insta a ocupar los cargos vacantes con familiares directos.   La ordenanza, por ahora, está suspendida. Y dependerá de la oposición insistir o no en ella.

En la localidad mendocina habían aprobado una ordenanza que obliga al ayuntamiento a reemplazar cualquier cargo vacante con un familiar directo del empleado jubilado o fallecido. En resumen, declaró “hereditarios” los cargos públicos. La norma fue rápidamente vetada por la actual intendenta, Norma Trigo, pero desde el Concejo Deliberante advirtieron que tienen los dos tercios de los votos necesarios para insistir con ella.

El autor de la ordenanza se llama Marcial Ibarra, aclaró que lo único que ha hecho fue dar un marco legal a una situación que se daba de hecho desde hace varios años. “Desde que tengo uso de razón, lo que han hecho los intendentes en Santa Rosa es darle la posibilidad al hijo de un municipal a que ingrese cuando el papá se jubila y muere, pero ha sido discrecional y de acuerdo a la voluntad del intendente y al color político, lo que termina por ser injusto. Lo que hicimos fue dar una normativa, un marco legal, un derecho adquirido a todos por igual”, dijo al diario mendocino Los Andes.

“Será obligación del Ejecutivo prever el ingreso del hijo/a, esposo/a, concubino/a al cargo vacante de menor categoría y acorde a la especialidad y aptitudes”, dice el texto de la ordenanza, que establece además que el trámite de admisión no podrá demorar más de 45 días.  La ordenanza, por ahora, está suspendida. Y dependerá de la oposición insistir o no en ella.

Compartir