Las entidades bancarias frenaron a las farmacias habilitadas para vender cannabis. Indicaron que la normativa internacional les impide trabajar con empresas cuyas ganancias surgen del comercio de sustancias consideradas ilegales en sus países de origen.

Tres de los siete bancos de Uruguay advirtieron que desde sus casas matrices se les recomendó cortar el vínculo con las empresas o personas asociadas a la comercialización y cultivo de marihuana.  dio un plazo de treinta días a sus clientes para que retiren el dinero, pues luego les cerrará las cuentas. La preocupación de los farmacéuticos creció con el anuncio y se hizo mayor aún cuando el Banco República, estatal, se sumó a la restricción.

La venta legal de cannabis en Uruguay, regulada por el Estado a través de las farmacias, encontró un obstáculo inesperado: el sistema bancario. La semana pasada, las cuatro farmacias habilitadas para vender marihuana recibieron un aviso de los bancos con los que trabajan con aviso que cerrarían sus cuentas porque, según la normativa internacional para prevenir y evitar el lavado de dinero, no pueden operar con empresas que obtengan ganancias del comercio de sustancias ilegales.

La venta legal de cannabis en Uruguay, regulada por el Estado a través de las farmacias, encontró un obstáculo inesperado: el sistema bancario. La semana pasada, las cuatro farmacias montevideanas habilitadas para vender marihuana recibieron un aviso de los bancos con los que trabajan en el que les comunicaban que cerrarían sus cuentas porque según la normativa internacional para prevenir y evitar el lavado de dinero, no pueden operar con empresas que obtengan ganancias del comercio de sustancias ilegales. Ya tres bancos privados, de los siete que operan en el Uruguay, advirtieron que desde sus casas matrices se les recomendó cortar el vínculo con las empresas o personas asociadas a la comercialización y cultivo de marihuana. Uno de ellos, el Santander, dio un plazo de treinta días a sus clientes para que retiren el dinero, pues luego les cerrará las cuentas. La preocupación de los farmacéuticos creció con el anuncio y se hizo mayor aún cuando el Banco República, estatal, se sumó a la restricción. Hasta ahora no hay una postura de conjunto de los bancos privados, sino que son decisiones individuales.

En este contexto, representantes de las farmacias que venden marihuana en Montevideo se reunieron con representantes de Presidencia para encontrar una solución a la incompatibilidad de su negocio con la actividad bancaria. El presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo, ofreció en uno de los encuentros alternativas económicas para la venta legal de marihuana en las farmacias que no incluyen al sistema bancario, informó Pablo Durán, representante legal del Centro de Farmacias del Uruguay, en declaraciones al diario El País. El gobierno planteó la viabilidad de trabajar con cooperativas o el uso de redes de cobranza, como complemento o como única vía.

Por el momento, los encuentros entre los farmacéuticos y los representantes gubernamentales no dieron resultados positivos.

FuenteImagen: bbc
Compartir