La Corte Suprema de Justicia de la Nación otorgó validez como prueba a una grabación telefónica clandestina sobre el presunto pago de sobornos a funcionarios del gobierno de Néstor Kirchner por parte de la empresa Skanska para obtener contratos para la construcción de dos gasoductos. El máximo tribunal rechazó un recurso del ex gerente comercial de la multinacional sueca, Javier Azcárate.

La conversación fue grabada por un síndico de esa empresa en la que Azcárate admite el pago de comisiones ilegales a ex funcionarios, a cambio de la adjudicación de las obras. La causa llegó a la Corte por el recurso presentado por los abogados de Azcárate, contra la validez de la grabación telefónica realizada por el auditor interno de Skanska Claudio Corizzo, el otro protagonista de la conversación telefónica grabada sin que el ex gerente lo supiera.

La grabación telefónica fue declarada nula pero en diciembre de 2015 la Corte, a pedido de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), dispuso que se revisara esa decisión y cuatro meses después la Cámara Federal de Casación Penal la declaró válida, lo que fue recurrido por Azcárate.