El informe de Gendarmería asegura que el fiscal murió a las 3 y no entre las 8 y el mediodía del domingo, como se estableció. Estos datos desbaratan las conclusiones a las que habían llegado antes los expertos designados por la Corte Suprema, que aseguraban no hallar elementos para afirmar que se trató de un homicidio.

Ayer los peritos determinaron que Nisman falleció a las 3 de la madrugada del domingo 18 de enero de 2015. Esa afirmación favorece a Diego Lagomarsino, porque descarta que la muerte se haya producido cuando estuvo en el departamento de Nisman el sábado 17 a la tarde y la nochecita. Pero eso contradice los análisis previos, que hablaban de un rango entre las 8 y el mediodía y también choca con un dato que aparecía en la pericia informática inicial: que hubo actividad en la computadora del fiscal a las 7 de la mañana de aquel domingo.

Esta nueva pericia se da justo cuatro días después de denunciar por presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, a la ex presidenta Cristina Kirchner y al ex canciller Héctor Timerman. La autopsia y los primeros estudios periciales, en su mayoría a cargo de profesionales prestigiosos designados por la Corte Suprema, decían que no había elementos que permitieran sostener la hipótesis del homicidio. Los únicos especialistas que se pronunciaron en contra de esa posición fueron los de Arroyo Salgado.

FuenteImagen: giraBSAS
Compartir