Realizaron un allanamiento en una vivienda de Toay en la que encontraron una cabeza de ciervo  de 17 puntas valuada en 3 mil dólares que había sido robada.

La cabeza pertenecía al dueño de un coto de caza ubicado en la ruta 14 a unos 30 km de “El durazno”. Se trataba de un ciervo reproductor que había muerto en enero, en uno de los incendios que se dieron en la provincia.

Al encontrar esa cabeza en ese domicilio fue demorado el dueño de la casa, de unos 40 años que luego quedó en libertad.

Compartir