El domingo de elecciones de las PASOS 2017, al mismo tiempo que en La Pampa se realizaba la votación a unos 3 mil kilómetros al Sur también se votaba. En una de las bases científicas que Argentina tiene en la Antártida la elección transcurrió durante una gélida sensación térmica de – 12 grados centígrados.

Votar entre focas y pingüinos

El proceso electoral en la Antártida tuvo centro en la escuela N°38 “Presidente Raúl Alfonsín”, ubicada en la Base Esperanza y que tiene una matrícula de tan sólo 12 alumnos: 2 de nivel inicial, 4 de primaria y 6 de secundario que utilizan a la escuela como base para realizar sus estudios a distancia. Griselda y su esposo Julio oriundos de Formosa fueron los docentes para vivir y dictar clases durante un año en este territorio inhóspito.  Ellos fueron elegidos a través de un proceso extenso de evaluación que incluyó desde la presentación de un proyecto pedagógico multigrado hasta una capacitación especial en técnicas de supervivencia, realizada en una unidad especial del Ejército en Neuquén.

Esta es la institución educativa más austral  del país donde se votó este domingo en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Con una participación del 95,97% y el escrutinio  total de las mesas, el espacio Cambiemos obtuvo el 83,21% de los votos, equivalentes a 144 votos. Segundo quedó el Espacio Federal Fueguino con 5 boletas, terceros con 4 votos cada uno el kirchnerismo, representado por Frente Ciudadano y Social  e Iniciativa por la Unión.

Los docentes junto con las autoridades de la base de la organización del acto eleccionario para que el personal argentino y sus familiares que residen en la Antártida puedan votar. Gustavo Lezcano, referente del Ministerio de Educación fueguino explicó que, “las boletas se envían por mail para poder imprimirlas en la base. La urna ya está en el lugar porque es un material que se prevé cuando se organiza la logística anual. Una vez efectuado el escrutinio, los datos también se remiten electrónicamente o por fax a las autoridades para ser agregados al recuento provisorio nacional”.

La curiosidad de estas elecciones es que, los ciudadanos argentinos que pueden emitir voto en la Antártida son de diferentes provincias, sin embargo, para poder instalarse en cualquiera de las bases argentinas deben, como primer trámite, cambiar su domicilio a la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Las autoridades de mesa, un presidente y un vicepresidente son elegidos por la Justicia Electoral, al igual que en el resto de los distritos electorales y, en general, esa responsabilidad recae en el personal militar de las bases. Este domingo hubo una mesa por cada base argentina en funcionamiento: Orcadas, Belgrano II, Marambio, Esperanza, Carlini (ex Jubany) y San Martín en los que votarán 268 personas.

Investigación Antártica

En la Base Antártica  Esperanza, fundada el 17 de diciembre de 1952, está situada en Punta Foca en la Bahía Esperanza en la Península Trinidad. A unos 3 mil kilómetros al Sur de La Pampa.

El trabajo científico es llevado a cabo por el personal de la Dirección Nacional del Antártico – Instituto Antártico Argentino (DNA – IAA) que durante todo el año. Auque especialmente en verano desarrollan su labor en zonas de estudio e instalación de campamentos. Allí se realizan investigaciones en sismología, paleobotánica (estudio de plantas fósiles), ecología y biología costera, estudio de pingüinos y focas de Weddell, limmología (estudios físicos y biológicos de ecosistemas de agua dulce), geotropografía (estudio de la superficie del terreno), arqueología (estudio de civilizaciones antiguas a través de objetos hallados) y glaciología (estudio de glaciares).

La zona donde está la base se caracteriza por vientos provenientes del noroeste que pueden sobrepasar los 200 kilómetro por hora, bajando considerablemente la sensación térmica. La temperatura media anual es de -20° C. Este domingo de elecciones la temperatura fue de una mínima de -9,6°C y, una máxima de -1,3°C. En tanto que, la sensación térmica estuvo entre los -12,5°C y los -3,3°C.

Argentina presente en la Antártida desde 1904

        En enero de 1904, en la presidencia de Julio Argentino Roca y luego de numerosas expediciones a la Antártida que datan desde 1815, la República Argentina obtuvo la ocupación permanente en el continente a través de la adquisición de una estación meteorológica instalada por un escocés en la Isla de Laurie, de las Orcadas del Sur. Allí quedaron 6 hombres realizando observaciones científicas, junto a una oficina de correos. El 22 de febrero de 1904 se izó por primera vez la bandera argentina por iniciativa de un civil encargado del correo. Este centro se convirtió posteriormente en la Base Orcadas, el asentamiento humano más antiguo de la Antártida.

        Muchas fueron las expediciones sobre el terreno, y la creación de otros asentamientos. En 1939, en la presidencia de Jaime Ortiz se creó provisoriamente mediante el decreto la Comisión Nacional del Antártico que, en 1940 pasó a ser un organismo permanente con el objetivo de realizar exploraciones, tareas científicas, relevamiento de terreno y balizamiento.

        En 1946, el presidente Juan D. Perón dictó el decreto N° 8944 que estableció que Argentina ejercía soberanía sobre el territorio entre los meridianos 74°C O y los 25°C O y el paralelo 60° S. Desde 1948, administrativamente la Antártida perteneció al Territorio Nacional de Tierra del Fuego y, luego, desde 1994 a la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

        Desde 1951, en que se inauguró la primera base continental argentina en la Antártida, el Destacamento Naval Almirante Brown, nuestro país logró aumentar las bases hasta las actuales 13. Argentina posee 5 bases de ocupación permanente: Orcadas, Belgrano II, Marambio, Esperanza, Carlini (ex Jubany) y San Martín, y 7 bases de ocupación temporal: Cámara, Decepción, Petrel, Primavera, Melchor, Brown y Matienzo.

Tratado Antártico

Con los sucesivos reclamos en cuanto a soberanía territorial por parte de Argentina, Reino de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Chile, Nueva Zelanda, Noruega, Australia y la República Francesa; sumado a los intereses, por ser un punto geoestratégico, Estados Unidos de América, Japón, Bélgica, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (actualmente Rusia) y la Unión de África del Sur (actualmente Sudáfrica); todos estos países se reunieron en 1959 en Washington D.C. para firmar el Tratado Antártico que, en Argentina entró en vigor mediante la Ley N° 15805, publicada en el Boletín Oficial el 16 de mayo de 1961.

El tratado determina que la Antártida se utilizará exclusivamente para fines pacíficos y se prohíbe toda medida de carácter militar como establecimiento de bases, fortificaciones y realización de maniobras militares. Sin embargo, por las características del lugar, no se prohíbe la presencia de personal militares pero sólo para investigaciones científicas o cualquier otro fin pacífico.

En sus artículos se prevalece la cooperación internacional en la investigación científica a través del intercambio de información sobre proyectos de programas científicos, intercambio de científicos, observaciones y resultados. También se prohíben los ensayos nucleares y la disposición de desechos radioactivos. El artículo 4 inc. 2  determina que, mientras el tratado esté vigente, no se harán nuevas reclamaciones de soberanía territorial ni se podrán ampliar las hechas anteriormente al tratado.

        Desde 2004, la Secretaría del Tratado Antártico está situada en la ciudad de Buenos Aires. Esta es la encargada de realizar las reuniones consultivas y facilitar el intercambio de la información  entre las partes del tratado. También se reúne allí el Comité de Protección del Medio Ambiente.

Por Darío Piroddi
@DarioPiroddi

Compartir