La Patagonia Argentina fue la cuna de los mayores saurópodos del mundo. Estos inmensos dinosaurios de cuello largo poblaron la meseta patagónica durante el Cretácico, entre los 100 millones y 85 millones de años.

En la última edición de la revista británica Proceedings of the Royal Society, salió publicada la investigación “Un nuevo titanosaurio gigante arroja luz sobre la evolución de la masa corporal entre los dinosaurios saurópodos” realizada por paleontólogos del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) y de CONICET. En este informe se comprueba que los fósiles hallados en el año 2012, en la Estancia La Flecha, del departamento Mártires, de la provincia de Chubut, corresponde al dinosaurio con mayor masa corporal de la historia. En aquel entonces, los paleontólogos lo nombraron de manera provisoria como Titanosaurio, simbolizando la fuerza y el gran tamaño.

Durante estos últimos 5 años, investigadores especializados en estas bestias estuvieron analizando más de 150 fósiles encontrados y concluyeron que correspondían a especímenes de hasta 70 toneladas de peso, el equivalente a más de 10 elefantes africanos. Además, se bautizó con el nombre científico a la nueva especie: Patagotitan mayorum.

La designación “Patagotitan” combina dos características del animal, su procedencia de patagónia (Patago) y su fuerza (titan). Mientras que el nombre específico “mayorum” es en honor y en agradecimiento a la familia Mayo, dueños de la Estancia La Flecha, lugar en donde se encontraban los fósiles.

El árbol genealógico de los saurópodos

“En aspecto general, los titanosaurios son como todos los saurópodos: de cuello largo, cabeza chica, cola larga y caminaban en cuatro patas;  pero tienen una serie de características anatómicas, sobre todo en las vértebras de la cola y en la cadera, que comparten entre ellos y los distinguen del resto”,detalla José Luis Carballido, especialista del MEF.

Los titanosaurios fueron un linaje diverso de dinosaurios herbívoros que incluye desde las especies más pequeñas, como Rinconsaurus o Saltasaurus de alrededor de 6 toneladas (el equivalente aproximado en tamaño a un elefante adulto), hasta las más grandes conocidas, tales como Argentinosaurus o Puertasaurus, especies de más de 60 toneladas.

Como la característica principal de estos ejemplares es su inconmensurable tamaño, el paleontólogo del CONICET, Diego Pol, comentó que “estimar el peso corporal de un animal extinguido es un gran desafío. Sólo tenemos los huesos y, con estos restos, los investigadores debemos inferir el peso corporal utilizando métodos indirectos”. La primera técnica empleada para calcular las dimensiones fue la estimación a partir de la medida de la circunferencia del húmero y el fémur. Al ser las extremidades que soportan la mayor parte del peso del animal, los datos permitieron estimar  que el Patagotitan mayorum pesaría unas 70 toneladas.

El segundo método empleado para calcular el volumen del animal fue posible a la gran cantidad de fósiles hallados. Con cerca de 150 huesos, el esqueleto del dinosaurio estaba casi completo permitiendo representarlo en una simulación 3D. “Para lograr esto se hizo una reconstrucción tridimensional de Patagotitan: en primer lugar  hubo que escanear cada uno de los huesos”, precisa, Carballido; luego,” a esa reconstrucción debimos sumarle lo que sería el volumen de tejidos blandos,  y posteriormente, comparando con la densidad de un animal actual, calcular el peso que habría tenido”. Según los especialistas, la técnica de recreación tridimensional es la primera vez que se utiliza en este tipo de gigantes.

Por Darío Piroddi Fuentecilla
@DaríoPiroddi