Cientos de productores aún no podaron. Aguardan la ayuda prometida del Fondo Nacional Agrícola (Fonagro) para amortiguar la caída que tiene ese sector, por los altos costos en insumos y la dependencia directa de los grandes exportadores.

La fruticultura del Alto Valle de Río Negro y Neuquén espera unos 540 millones de pesos para podar los montes frutales, ya fuera de tiempo. Las negociaciones con el Gobierno Nacional estaban en un punto avanzado, pero para la mayoría de los productores la ayuda llegará muy tarde.

El fondo comprende una primera entrega del 50% del dinero al inscribirse en Funbapa y el resto una vez que se terminan las tareas de poda. Son unos 15 mil pesos por hectárea que recibirá cada productor que, en rigor, ya debería haberlos desembolsado por estar en estos días fuera de la temporada de poda de frutales. Si bien la ayuda de Nación vendrá en estos días, el sector más chico teme no salir de la sombra.