Desde que se comenzó a fabricar de manera masiva en los años 50, el plástico está presente en todos los ámbitos y su producción parece lejos de detenerse. Actualmente, no podemos pensar nuestra vida sin su uso.

En una investigación publicada en julio de este año en la revista Science Advaces, científicos norteamericanos han calculado por primera vez la cantidad total de plásticos fabricada desde entonces: 8.300 millones de toneladas. Podemos pensar que es el peso equivalente a más de 35 mil edificios rascacielos de 100 pisos, como el Empire State de Nueva York. 

En el informe llamado “Producción, uso y destino de todos los plásticos fabricados”, la co-autora del estudio, Jenna Jambeck , de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) indica que con el plástico producido en estos últimos 60 años “podríamos cubrir un área del tamaño de Argentina hasta la altura del tobillo”. Además, el 75 por ciento del total, unas 6.300 millones de toneladas, ya son parte de la basura descartada.

Estadísticas que alarman

En esta primera estimación a escala global de la producción total de plástico, las cifras permitirán dar un primer aviso para que se tomen medidas al respecto. Entre los datos más llamativos encontramos que:

-El 50 por ciento del plástico producido en todo el mundo fue fabricado en tan solo los últimos 12 años.

– De las 6.300 millones de toneladas de plástico que fueron descartados: sólo el 9 por ciento ha sido reciclado, el 12 por ciento fue incinerado y el restante 79 por ciento (casi 5.000 millones de toneladas) está en basureros y en el medio ambiente.

– Con el ritmo de la producción actual, los investigadores estiman que para el 2050 habrá cerca de 12.000 millones de toneladas de basura plástica sin tratamiento de reciclado.

-En 1950 se producían anualmente 2 millones de toneladas de plástico, mientras que en 2015 la fabricación fue de 400 millones de toneladas.

– La vida útil del plástico no supera los 4 años de uso. Es lo contrario que sucede con el acero y el cemento, que si bien es un proceso que contamina, la vida útil es de varias décadas.

Datos para cambiar

“Lo que estamos tratando de hacer es crear las bases para la gestión sostenible de los materiales”, dijo Roland Geyer, autor principal del estudio.  “En pocas palabras, no se puede administrar lo que no se mide, por lo que pensamos que las discusiones sobre políticas están más informadas y basadas en hechos ahora que tenemos estos números”.

“Nuestras estimaciones subrayan la necesidad de pensar críticamente sobre los materiales que usamos y nuestras prácticas de gestión de residuos”, finaliza Jambeck.

Por Darío Piroddi Fuentecilla
@DarioPiroddi

FuenteGeorge Steinmetz, Jenna R. Jambeck
Compartir