El presidente Mauricio Macri declaró bienes por más de 82 millones de pesos en su presentación correspondiente al 2016, publicada este martes por la Oficina Anticorrupción. Son 27 millones de pesos menos que en 2015, lo que implica una reducción de 25% de su patrimonio.

En su segunda presentación como Presidente, Macri disminuyó su patrimonio, que era de 110.278.620,36 pesos al inicio de 2016 y pasó al final del período a $82.602.401,68, lo que representa una disminución de $27.676.218,68.

En relación a los bienes, Macri declara mantener los mismos inmuebles que en su declaración del año anterior: un terreno en Tandil, un departamento de 370 metros cuadrados en la ciudad de Buenos Aires, tres terrenos en Pilar y uno en Salta. En tanto, mantiene un inmueble en Uruguay de “33.000 metros cuadrados”. Entre las acciones y fondos de inversión, Macri sumó “obligaciones negociables de YPF” por 3.305.250 pesos, bonos internacionales de la República Argentina por $4.869.000, bonos par a largo plazo en dólares por $3.404.600, títulos del gobierno nacional por $4.529.741,70 y por $5.449.925, entre otras.

La DDJJ del Presidente tiene grandes diferencias con la anterior, sobre todo en dos aspectos: desaparecieron cuatro empresas y unas oficinas que pasaron a integrar el fideicomiso ciego que supuestamente iba a administrar todos sus bienes, pero que al final sólo incluyeron a una porción; y se incorporaron títulos públicos por 30 millones de pesos. Las empresas que ya no están en las declaración de Macri porque pasaron a ser parte del fideicomiso ciego son Agropecuaria del Guayquiraro SA, Molino Arrocero Ria Guayquiraro SA, María Amina SA y 4 Leguas, de las que el ex presidente tenía acciones por $24.590.117, en total.

A esas firmas debe agregarse el Fideicomiso Caminito, que aparecía como “Oficinas Caminito” en su anterior declaración jurada, valuado en $19.613.505, y que también ingresó al fideicomiso ciego, ya que protagonizó una polémica porque protagonizó se vio beneficiado por una exención impositiva concedida por el propio Macri cuando era Jefe de Gobierno porteño. La otra empresa que dejó de figurar es Yacylec, en la que Macri tenía acciones por $2.593.007. La tenencia de acciones en esa compañía transportadora de energía también fue cuestionada por el conflicto de intereses que generaba, por lo que el Presidente cedió sus acciones a Sideco, el holding que controla las compañías de su familia.

Por otra parte, la DDJJ incluye la adquisición de bonos y títulos de deuda pública por $31.689.959. El mandatario declaró que el origen del dinero fue la “venta de activos”, aunque una parte se habría comprado con los $18.719.094 que Macri declaró que tenía en las Islas Bahamas, un paraíso fiscal desde donde habría repatriado el dinero, según informó en su momento. Otro punto que llamó la atención es la compra de acciones de YPF por $3,3 millones. La operación se concretó en junio del año pasado y podría transformarse en un nuevo conflicto de intereses.

Hay dos créditos que en las últimas DDJJ habían sido reprochados. Uno se lo dio a su mejor amigo y socio Nicolás Caputo y, de acuerdo a la última declaración, era por 22.078.526 pesos. Ahora ya no figura, por lo que se supone que fue cancelado. Lo mismo habría ocurrido con los 455 mil pesos que le había prestado a su ex empleado y ex funcionario Néstor Grindetti.