Los pozos de importantes dimensiones, que no alcanzan a secarse por la cantidad de agua que concentran con las lluvias y desbordes cloacales, provocan el enojo en los frentistas y roturas en los automóviles.

Las intensas lluvias que tuvo que afrontar la ciudad sumadas a la evidente falta de mantenimiento de las calles con y sin asfalto, produjeron cráteres de importantes dimensiones y profundidad. Esto lleva a que más de un automovilista desprevenido haya provocado roturas en sus vehículos, pero también genera incidentes con los vecinos cuando bicicletas o motos optan por subir a la vereda para evitar caer en lo mismos.

 

Esta situación no solo se da en los barrios sino que también llegó a las calles céntricas, en donde vecinos, y hasta instituciones públicas, deciden señalar la rotura o incluso cortar el tránsito con conos. Los santarroseños continúan a la espera de respuestas y soluciones para normalizar el acceso a su vivienda o, en el mejor de los casos, circular cómodamente por las calles de la ciudad.

Desde El Fiduciario, compartimos las experiencias de los vecinos, por ello ofrecemos un espacio de participación y diálogo con la comunidad por medio de nuestro servicio de Denuncie Aquí, a fin de recibir y canalizar los reclamos y necesidades que surjan por el mal estado de las calles, o cualquier motivo que considere oportuno.

 

Compartir