El vocero de la Casa Blanca Sean Spicer renunció a su cargo por diferencias con el presidente Donald Trump, después de que el mandatario nombrara al empresario neoyorquino Anthony Scaramucci como director de comunicaciones, una decisión que el vocero había expresado su profundo desacuerdo.

El diario The New York Times publicó que Trump se reunió con Scaramucci a las 10 de esta mañana para ofrecerle el cargo y luego le solicitó a Spicer que continuara siendo su vocero, a lo que Spicer le respondió que creía que la designación era un gran error.

El puesto de director comunicaciones estaba vacante desde que Michael Dubke renunció en mayo, dos meses después de asumir, por “motivos personales”. Desde ese momento Spicer desempeñaba una labor doble como secretario de prensa y director de comunicaciones.

Imagen: cbsnews.com