Una disputa entre Turquía y Alemania por el encarcelamiento en Estambul de seis activistas de derechos humanos, entre ellos un alemán, escaló hoy luego de que Berlín dijera que revisará sus relaciones con Ankara por no poder garantizar la seguridad de sus ciudadanos ni empresas.

La advertencia llegó horas después de que Turquía citara al encargado de negocios de la embajada alemana en Ankara para protestar por lo que considera una “intromisión inaceptable” en la Justicia turca de Berlín, que ha exigido la liberación de los detenidos, entre ellos la directora de la rama turca de Amnistía Internacional (AI).

Un día después de que Alemania convocara al embajador turco para protestar por las detenciones, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, dijo que la decisión de revisar los lazos con Turquía se tomó de consenso tanto con la canciller Angela Merkel como con el líder opositor socialdemócrata Martin Schulz.

Fuente: Télam

Compartir