El jefe de la Policía de La Pampa salió a desmentir los dichos del militante de la UCR que denunció por apremios ilegales a los agentes que lo detuvieron el domingo a la noche.

Ayala explicó que cuando Carballo -el militante de la UCR- fue dado de alta del hospital pidió a un policía que llamara a un patrullero para que lo trasladara, como el efectivo no sabía de sus situación, se “ofuscó” y empezó a agredir al personal por lo que hubo que esposarlo y se pidieron refuerzos. Manifestó que al llegar el móvil, hubo que reducirlo y fue llevado a la seccional 2º.

Ayala contó que el hombre en todo momento se negó al trámite, solo se dejo fotografiar. Además, sostuvo que estuvo todo el tiempo provocando al personal. Afirmó que una vez terminadas las averiguaciones fue dejado en libertad.

Sobre las marcas de Carballo en el cuello, el jefe de la Policía dijo que: “Si en la refriega para reducirlo, resultó con alguna lesión el informe del médico policial que lo examinó al ingreso y al egreso no lo constató”. Además, contó que “La marca del cuello no está certificada”.