El dirigente de UPCN, Ricardo Valcarcel, denunció públicamente aprietes, amenazas e intimidaciones de parte de los funcionarios de la gestión de Leandro Altolaguirre, hacia los trabajadores municipales.

Valcarcel afirmó que se traslada la problemática de ineficiencia a los trabajadores. Y contó cómo es el mecanismo por el cual se intimada a los empleados, dijo que: “Se recorren los lugares de trabajo y se ha instalado en todos los lugares que tienen esta costumbre estas personas de instalar el miedo y la gente hoy tiene miedo”

El dirigente sostuvo que se buscó la posibilidad del diálogo, pero el diálogo nunca se hizo efectivo y no tienen esperanzas de que suceda. Manifestó que: “Demonizan al empleado para tratar su ineficiencia” . Planteó que se desprecia a los trabajadores, dijo que: “Queremos la reivindicación del empleado porque no tiene los insumos necesarios para poder trabajar y se siente desvalorizado en su accionar”.

Valcarcel, además sostuvo que Altolaguirre enaltece a sus funcionarios sin que haya efectividad, según él, el intendente plantea que: “Tiene gente muy trabajadora, en lo que son los directores pero hasta ahora no se ha demostrado absolutamente nada”

La abogada del gremio Marta Sánchez, brindó más detalles del problema, dijo que: “Se comienza por asustar a los trabajadores con amenazas de si la tarea no se hace de tal o cual manera se te van a descontar horas, si la tarea no se hace de tal o cual manera se te van a aplicar sanciones, y las sanciones son suspensiones sin sumario previo”. Sostuvo que esto se hace aplicando una norma de facto ya derogada en la provincia. Con la sanción, sin previo aviso, se llegan a suspender sus haberes por 10 días lo que reduce hasta un 50% al salario.

La abogada manifestó que se han presentado entre 10 y 15 recursos de reconsideración, y han sido denegados por cuestiones formales sin que le interese al municipio llegar a la verdad total. Sánchez, manifestó que en su opinión el municipio está aplicando sanciones para mejorar los recursos del estado.  

Compartir