Los números no le cierran. La pericia contable que el juez Ariel Lijo ordenó sobre la periodista Agustina Kämpfer investigada como presunta testaferro de su ex Amado Boudou, consignó una serie de irregularidades vinculadas al estilo de vida de la periodista que no se condicen con sus ingresos como la adquisición de un departamento, de dólares declarados en plazos vencidos y de movimientos de dinero que no quedan del todo claros. Esos puntos, se destacan en las conclusiones a las que arribaron los peritos judiciales.

En diez años Agustina Kämpfer logró mejorar su situación patrimonial. En 2001 en relación de dependencia, su salario era de 575, 22 pesos. Para 2012 obtuvo más de 848 mil pesos.

Durante todos esos años, y tras el análisis de los peritos contables las observaciones fueron diversas y complican el escenario judicial de la ex de Boudou que podría ser llamada a indagatoria en breve.

Del 2001 se remarcó que no se encontró documentación respaldatoria de los montos consumidos “en función de la declaración de sus ingresos que no llegaban a 600 pesos mensuales”, señalaron fuentes judiciales. Durante ese período los peritos indicaron que llamaba la atención los gastos de recreación: ese año estuvo 26 días afuera del país. “No se sabe cómo fueron solventados los gastos”, manifestaron quienes analizaron el patrimonio de Kämpfer.

Los números fueron mejorando y para 2004 permaneció afuera del país más de 290 días. Este año ingresó documentación a la Justicia aportada por la periodista, donde consignó que desde septiembre de 2004 a marzo de 2006 tuvo un vínculo laboral con Producciones Nacionales Televisiva de México.

 

Compartir