Docentes y estudiantes de la escuela de música de la Santa Rosa, junto a representantes de ATE, se hicieron presentes en el Centro Municipal de Cultura para reunirse con el secretario de Cultura, Gabriel Gregoire y Laura Gómez, Directora de Educación, pero las autoridades los dejaron plantados. Los integrantes de la escuela están, mediante diversas acciones, pidiendo mejoras edilicias.

Luego de distintas medidas llevadas a cabo durante la semana, los integrantes de la escuela de música fueron convocados a reunirse con autoridades. Al encuentro concurrieron docentes, estudiantes y representantes del gremio. Quienes allí estaban confirmaron que Gregoire y Gómez “se levantaron y se fueron”. Hernán Basso, docente de la Tecnicatura en música, sostuvo que se justificaron diciéndoles que “éramos demasiados” pero consideró que hay otras razones, sostuvo que: “Lo que molesta seriamente es que esté el gremio”.

El insistente reclamo se debe a las malas condiciones edilicias de la Casa del Bicentenario, donde funciona la escuela. El lugar, emplazado en la Laguna Don Tomás, sufrió las consecuencias de las abundantes lluvias e inundación. Basso, manifestó que: “No tenemos agua potable, no se pueden usar los baños, hay corriente sobre el piso”. Por lo tanto quieren un nuevo edificio o remodelar el que tienen.

Matías Marrón, un estudiante de la Tecnicatura en música, afirmó que no se puede estudiar en esas condiciones, ya que hay riesgo de electrocutarse. Sostuvo que: “De parte del estudiantado nos estamos organizando junto con los profesores para poder darle la mayor parte de visión”.