No son amigos. No lo invitó a su casamiento. Pero Lionel Messi y Diego Maradona no están peleados. Tienen una relación laboral. El Diez fue su técnico en el Mundial de Sudáfrica 2010, antes de que Leo y Antonela tomaran la decisión de convivir en la casa de Castelldefels. Maradona y Messi son distintos hasta para casarse.

Mientras Diego y Claudia Villafañe protagonizaron una boda para 1.200 invitados, incluyendo políticos y celebridades de todo el mundo, en un Luna Park digno de un capítulo de “las mil y una noches”, Messi y su mujer tendrán hoy una boda sobria y sin grandilocuencias en el hotel Pullman.

Maradona fletó un jumbo de Aerolíneas para su casamiento en el que llegó todo el plantel de Napoli (y también la Curva B, su barra brava) para la mágica noche del 7 de noviembre de 1989. Los compañeros y amigos de Leo del Barcelona y la Selección arribaron en aviones privados a Rosario.

Según recopilaron Guido Carelli Lynch y Juan Manuel Bordón en el libro “Luna Park”, 29 camiones transportaron las 4.200 plantas que se colocaron en las tribunas del estadio, 120 operarios colocaron los cortinados acrílicos para tapar las gradas vacías y recrear la caída de una cascada y una alfombra roja cubrió los 14 mil metros cuadrados del Palacio de los Deportes.

Todo organizado por el escenógrafo Miguel Caldentey, a quien Diego no le permitió entrar por contar los detalles a la revista “Gente”. Esta noche también habrá una “red carpet” en la entrada al salón del Pullman.

Susana Giménez, Fito Páez, Sergio Denis, Hugo Sofovich, Mauricio Macri fueron algunos de los famosos en la noche de Diego. Tinelli, Suar, Nico Vázquez y su mujer Gimena Accardi, Shakira y Evangelina Anderson estarán en la de Messi.

La torta en la boda de Maradona escondía 100 anillos de oro y uno especial coronado con brillantes que fue para Cali, hermana de Diego. ¿Tendrá sorpresas el pastel de Leo y Antonela?

Fuente: www.clarin.com

Compartir