Ricardo Teixeira, acusado de recibir sobornos para la elección de Qatar como sede del Mundial 2022, descartó este miércoles convertirse en arrepentido ante la Justicia, al negar las acusaciones en su contra del informe de la FIFA que lo vincula a estos ilícitos, incluidos posibles sobreprecios del amistoso jugado en Doha en 2010, según el “Informe García”.

Teixeira desechó, por “no ser definitivo”, al denominado “Informe García”, hecho por el ex fiscal norteamericano Michel García, quien fue contratado por la FIFA para determinar la red de sobornos en la elección de las sedes del Mundial 2018 y Qatar 2022, como parte del FIFA-Gate que investigan Suiza y Estados Unidos.

En una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo, Teixeira también anticipó que no pretende salir de territorio brasileño.

“No existe un acuerdo de delación. No existe lugar más seguro que Brasil. ¿Voy a escapar de qué?, si no soy acusado de nada. De todo lo que me acusan en el exterior no es delito en Brasil. Eso no quiere decir que yo diga que hice esto o aquello”, disparó el dirigente que fue jefe de la CBF de la mano del fallecido Joao Havelange, ex presidente de la FIFA y que fuera suegra de Teixeira.

El Informe García cita investigaciones periodísticas que indican que la hija de Teixeira recibió unos 2 millones de dólares por parte del ex presidente del Barcelona Sandro Rossell, actualmente detenido en Andorra por lavado de dinero supuestamente por corrupción en el fútbol.

El sucesor de Teixeira en la CBF, José María Marín, estuvo detenido en Nueva York acusado de corrupción por la justicia de Estados Unidos en el ámbito del Fifagate.

El amistoso en Doha entre Brasil y Argentina, según el Informe García, está cubierto de sospechas porque sugiere que hubo sobreprecios como parte de un supuesto pago de sobornos por el apoyo de Sudamérica a Qatar 2022.

El informe cita la reunión entre el emir qatarí, Tamim Bin Hamad Bin Khalifa Al Thani, Havelgange, el argentino Julio Grondona y el paraguayo Nicolas Leoz, de Conmebol, en un encuentro intermediado por Rossell en el Itanhangá Golf Club, de Río de Janeiro.

Teixeira estaba en Estados Unidos y el emir le pagó un taxi aéreo para llegar a la reunión, algo prohibido por el comité de ética de FIFA.

Detalló que el contrato para ese partido era de 1,15 millón de dólares y que apenas la CBF recibió 800.000 dólares porque la diferencia fue descontada de una deuda que tenía con la dueña de los derechos de transmisión.

“Está todo documentado”, sostuvo quien fuera el hombre fuerte del fútbol en Brasil.

Teixeira calificó de “ridículo” el informe del ex fiscal estadounidense en el que detalla los pagos que la campaña de Qatar 22 le hizo en su visita a Doha, con hospedaje de 5.500 dólares la noche.

“Eso es ridículo. Cuando Inglaterra viene a Brasil la CBF le paga el hospedaje en el Copacabana Palace a sus dirigentes. Allá en Qatar no hay diferencia entre gobierno y federación de fútbol. Hay un dueño solo, de todo. ?Alguna vez viajando con la selección me preocupé de quién pagaba mi hospedaje?”, sostuvo.

El reglamento de FIFA prohibe a los dirigentes recibir regalos y ventajas

Explicó que el apoyo sudamericano a Qatar 2022 formó parte de un acuerdo que incluía respaldar la candidatura de España-Portugal 2018, finalmente vencida por Rusia.

“El voto a Qatar fue un acuerdo de los sudamericanos para apoyar la candidatura conjunta de España y Portugal para 2018. En ese acuerdo, Qatar le daría los votos de los electores de ellos a España. No hubo dinero ni irregularidades”, argumentó.

Fuente: www.telam.com.ar

Compartir