Este martes concluyeron los alegatos en el juicio por trata de personas en el cabaré de Lonquimay “Good Night”. Se espera que este miércoles al mediodía se conozca la sentencia. El fiscal, Jorge Bonvehí, pidió cinco años de prisión para el Intendente de Lonquimay, Luis Rogers, lo mismo que para el subcomisario, Carlos Alanís y para el dueño del cabaré, Carlos Fernández. Por otro lado, para Eduardo Fernández y Brian Saxs, solicitaron dos años de prisión por considerarlos partícipes secundarios. Sin embargo, las defensas pidieron la absolución de los acusados.

En 2001 el cabaré obtuvo la habilitación como salón de baile. En 2009, luego de varias denuncias, comenzaron los allanamientos. La investigación derivó en una causa por trata de personas con fines de explotación sexual. Este miércoles se leerá el fallo de este caso.  

Compartir